Medicina Familiar Así la veo…


Historia

Historia de La Medicina Familiar en México

Dr. Alejandro Lugo Hernández

En México la medicina familiar surge de la necesidad en el Instituto Mexicano del Seguro Social de mejorar la calidad de la Atención Médica, hasta mediados de la década de los setenta el mal llamado sistema médico familiar ( en ese tiempo) que atendía en forma separada a los miembros de la familia, por un lado los menores de 15 años quienes recibían atención de un médico de menores, donde se ubicaban médicos pediatras que no se habían colocado como tales en las instituciones, médicos que les gustaba atender niños sin haber hecho una especialidad y médicos generales, al resto de la familia les atendía el medico familiar que era un médico general, ambos atendían a la población según su entender y se hacia una medicina de tipo curativo.
En marzo de 1971 en la Clínica Hospital No 25 en el D.F. nace la especialidad de Medicina Familiar adaptando el modelo americano, las primeras generaciones fueron producto del concepto más filosófico que académico algunos médicos de las primeras generaciones no concluyeron la especialidad ya que fueron absorvidos por la institución para ocupar puestos de confianza en las jefaturas de consulta externa ya que por lo menos conceptualmente tenían una visión más integral de lo que sería la medicina familiar, otros de los médicos recién egresados fueron habilitados como profesores de la especialidad de las siguientes generaciones.
Fué a finales de los setenta que se logra integrar el sistema médico familiar no con pocos problemas sobre todo de índole laboral, ya que había que “capacitar” médicos que tradicionalmente y por muchos años únicamente habían atendido niños y ahora tendrían que atender diabéticos hipertensos y todos los crónicos degenerativos (¿¿¿¿) este maremagnun fué lo que encontraron los primeros médicos familiares en México.
En 1981 hay una efervecencia institucional y se crean sedes formadoras de médicos familiares en casi toda la Republica Mexicana, muchas de ellas a cargo de pediatras cirujanos, ginecobstetras y pos supuesto la mayoría a cargo de médicos familiares, cada uno de ellos matizaba con su particular entender a la joven especialidad, años más tarde al darse cuenta de la deficiente calidad de los egresados se disminuyó el número de sedes dejando únicamente las que egresaban médicos de calidad estandarizada a las necesidades institucionales.
En la década de los noventa es cuando las sedes de especialidad consiguen su clímax los profesores tienen definidos sus objetivos académicos de acuerdo a un programa nacional de la especialidad creado en los 80s, para entonces la calidad de los egresados se ha mejorado ahora el problema surge al incorporarse a la vida laboral, cuando residentes, se les exigía en habilidades y dextresas un mínimo ahora como profesionales de la medicina familiar se les limita su quehacer profesional, cuando residentes tomaban desiciones trascendentes para la vida del paciente particularmente durante las guardias en los servicios de urgencias, ahora en la prescripción, están bloqueados, existen institucionalmente muchas normas llamadas algunas de ellas como prescripción razonada en la que no le es permitido al médico familiar prescribir un sinnúmero de medicamentos algunos de ellos practicamente de uso común Vgr. inhibidores de angiotensina II, Inhibidores de bomba, itraconazol, cefalosporinas, polivitaminas (????) etc. esta situación sobrecarga el trabajo de los médicos de las especialidades troncales que ya se encuentran saturadas y que tienen un diferimiento en algunas hasta de más de 30 dias; el medico familiar se siente frustrado cuando tiene que enviar al segundo nivel de atención a un paciente para que se le prescriba un medicamento, esta frustración desmotiva al médico familiar joven y vicia al medico familiar viejo, el primero deja de tener incentivos para continuar capacitandose y al segundo no le mortifica el capacitarse ya que finalmente puede derivar a su paciente al segundo nivel.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: